lunes, julio 7

Cuidado con los pies (que dejé en el suelo el vaso y la esperanza)


En el suelo el vaso y la esperanza,
los puse ahí a que ya no se caigan.
Y estoy más vivo de lo que quiero,
solo restar importancia a los olores;
y con un “Así es la vida” obligarme
a soportar los cadáveres de sueños.

Llévame a donde quieras,
menos a donde yo estoy.
Tormentas de frustración
after filin’ con mordidas.

Entonces me vi completo
con mi Eva personal
dispuesta a todo pecado,
sea o no original.

Vence y dividirás.
Y viva mi gemelo,
frecuente viajero
del hola, al jamás.

Ignora el que no canto.
Que a putazos la vida
me ha ido enseñando
a nunca cantar victoria.

Me arruinaron la vida los hijos no nacidos,
olvidos recordándose, los números repetidos,
saxofones, madrugadas que nunca pidieron piedad,
sentencias, motivos de sobra y sobras de motivos,
ser comparado hasta soñando, el andar que no pedí,
las imágenes por segundo que tardo dos en pintar.
Tanto que’n un sentimiento hermano gemelo a morir,
solté las riendas mías de lo que nunca las tuvo.

. . .

I. M. *
----------------------------------------------------------------------------------------------


Aunque en parte soy Juez
de un "nunca", de un "tal vez",
de un "no sé",
de un "después",
de un "qué pronto";
En asuntos de amor siempre pierde el mejor,
no me tomes, tontita, por tonto.

: Joaquín Sabina - Seis tequilas

4 comentarios:

panterablanca dijo...

Este poema destila tristeza y fustración en cada letra. Precioso, como siempre.
Mordisquitos de pantera.

Guerrero dijo...

me gustó la verdad aunque muy largo como para que me lo aprenda o algo así, saludos

DemenCia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Erika Alvarez Cuervo dijo...

ooooooh arriba la cancion de marea, que linda es :)