martes, septiembre 2

No lo olvidas por no saberlo

.
En géneros se rompen gustos.
Pero de la cuna no han caído los viejos
ni soy de los afortunados que disfrutan
tropezándose con la misma piedra,
ver tristes navajeros desempleados,
enterrar el muertito solo el sábado,
darle tiempo al tiempo que le sobra,
que’l Tuerto sea Rey entre los ciegos,
los trajes de luces que traen apagones,
la ternura natural de los dinosaurios,
las pasmosas tragicomedias musicales..,
y sí de los que tienen culona repelencia
a la idea gemidos falsos en la cama.

Es mentira que la mitad de mi verdad sea mentira,
y mi verdad es confundir: Lo demás no cuenta.
Tampoco sé medir la fuerza ni la discreción,
pero darle ritmo, en eso siempre me fijo.
Y qué más quisiera yo que darte el mundo,
pero este mundo no es ni nunca será mío
por más que a patadas lo quiera domar.
Ya que si cambiamos de conversación,
a que’ar en el café y de ahí vamos al Bar.
No me dejes sin auto-retratarte, porfavor.
Que si por algo me hago lejos
mándame por paquetería los sueños.
Neruda se murió de desilusión,
y si no lo sabías, no lo has olvidado.

. . .

I. M. *
----------------------------------------------------------------------------------