viernes, junio 6

Normaloide puerta

.
Mi soledad es gratis,
y cuando quieras te la vendo.
Se conoce al conocerme a mí,
se palpa al estrecharme la mano.

Son envolventes estos silencios intermedios.
Tiendo a rolar el tiempo al no estar contigo.
Puede ser toda una auto-engañada
no oír los gatillazos que suenan
afuera de esta normaloide puerta.
Puede ser una pequeña infamia
que no escuches los latidos de tu corazón.
Y entonces, todos convertidos en infames.

. . .

I. M. *
-------------------------------------------------------------------------------------