viernes, agosto 15

Promoción - Devolución

.
Soy el juguete perfecto,
venga o no con accesorios.
Instructivo en apariencia abstracto.
Sin importar el almacén importado.
Soy a prueba de trato descuidado,
pero ni tanto, capaz y me rompo.
Que si te la has pasado jugando
tú ni notarás mi ardiente rencor.
Una sala poblada y completa
puede jugar a patear mi cabeza,
que aunque no sea del to' redonda,
va de un la'o a otro sin saber d'eso na',
buen entretenimiento, que además
también se pueden patear mis huevos.
Y para aquel encanto:
si te acuerdas del tetris
yo mucho mejor acabo resultando
¡no sabes lo bien que me ensamblo!
-así que por el momento flojita y cooperando-
y lo mejor es que después llenada tu soledad
se puede poner Off y asunto solucionado.
De fácil instructivo, aunque algo abstracto.
Con alas de caja de cartón. Posible incendiable.
Manufactura desde Babel y con diseño propio.
Maleable, no olvidar módicamente accesible
-preferente para de dieciocho años en adelante-.
Puede ser cierto que yo sea el juego y tú haces las reglas:
Tuyo y ajeno. Cuando soy tan tú, tan nada soy.
Salió chueco el contrato de distribuidora y producción,
hoy me toca irme a mí con devolución destino a la nada,
pero de ti que jugaste solo hablaré mierda
ca'a que alguien me pregunte de lo que vale tu garantía.

. . .

I. M. *
-------------------------------------------------------------------------------------


3 comentarios:

Laiya dijo...

PRECIOSO

Erika Alvarez Cuervo dijo...

yo no quiero un juguete para patearle los huevos ni la cabeza... ni que sea maleable... puedo encargar uno propio?? quiero que su personalidad sea tan fuerte como una tormenta, que sepa a mar y huela a lluvia y tierra mojada, que sea de mil colores y que cante canciones ^^

Salamandra azul dijo...

Un juguete para la soledad no tiene precio, por eso es tan difícil encontrarlo. No se vende en ningún lado se regala gustoso. La soledad te mira hoy con la mano extendida y los ojos abiertos.
Encantada
Sal